Los DDHH en su peor momento – La Prensa, Nicaragua
Lunes, 14 de Enero de 2019 23:58

Se conmemora hoy el 70 aniversario de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, aprobada el 10 de diciembre de 1948 por la Organización de Naciones Unidas (ONU).

La Declaración fue proclamada tres a?os después de finalizada la II Guerra Mundial, que según estimaciones promedio causó la muerte de entre 55 y 60 millones de personas. En esa guerra se cometieron terribles violaciones de los derechos humanos, siendo la más horrorosa el exterminio de más de seis millones de judíos. Con la aprobación de la Declaración Universal de los Derechos Humanos se pretendía que nunca más volvieran a ocurrir esos crímenes repugnantes contra la vida y la dignidad de la gente. Al menos no de manera sistemática y masiva, como se habían perpetrado hasta entonces.

Pero no todos los 50 Estados que en 1948 eran los miembros de las Naciones Unidas, aprobaron la Declaración. 40 votaron a favor y 8 se abstuvieron, siendo estos la Unión Soviética y demás países comunistas, así como Arabia Saudita y Sudáfrica, en los cuales por tener regímenes que no eran democráticos se violaban los derechos humanos. Honduras y Yemen no estuvieron presentes en la histórica votación.

Nicaragua votó a favor de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. El presidente de la República era en aquel momento el médico y político liberal Víctor Manuel Román Reyes, de quien se decía que era un títere del general Anastasio Somoza García.

Tampoco en todos los países que suscribieron originalmente la Declaración Universal de los Derechos Humanos, y en los que poco a poco se fueron incorporando a las Naciones Unidas, se respetó entonces ni se respeta ahora ese solemne compromiso con la humanidad.

En Nicaragua, durante el somocismo las peores violaciones a los derechos humanos ocurrieron: en 1954, a raíz de una fallida conspiración cívico-militar contra la dictadura; en 1956, después del asesinato del dictador Somoza García. En 1967, como consecuencia de la fracasada asonada del 22 de enero. Y en 1978 y 1979, durante las represiones somocistas contra las insurrecciones armadas de los sandinistas.

Después, todo el decenio de la revolución sandinista fue de violaciones generalizadas de los derechos humanos, primero contra los derrotados guardias somocistas y sus familiares y después contra todos los opositores, con el pretexto de que había la guerra contrarrevolucionaria apoyada por los Estados Unidos.

Al fracasar en 1990 la revolución y terminar la dictadura sandinista, durante los gobiernos democráticos hubo violaciones a los derechos humanos pero no eran una política gubernamental. Paradójicamente, las peores violaciones a los derechos humanos en ese período las cometieron los sandinistas, que, con Daniel Ortega a la cabeza, gobernaban “desde abajo”.

Ahora, desde 2007 los derechos humanos han sido violentados masiva y sistemáticamente, como política de Estado de la dictadura de Daniel Ortega, hasta llegar a las monstruosas violaciones de los últimos siete meses y medio.

En Nicaragua, en el 70 aniversario de la Declaración Universal de Derechos Humanos esta es solo un documento de buenas intenciones, un hermoso ideal que se podrá cumplir hasta cuando haya libertad y democracia.


Fuente:?https://www.nodal.am/2018/12/los-ddhh-en-su-peor-momento-la-prensa-nicaragua/

 
“Violencia contra las Mujeres: la responsabilidad del Estado y medios de comunicación”
Domingo, 09 de Diciembre de 2018 14:47
Por:?
Fabiola Gutiérrez
Observatorio de Género y Equidad

La violencia contra ni?as, jóvenes y mujeres es una violación a los derechos humanos. Es por ello, que cada 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de Eliminación de la Violencia contra las Mujeres en memoria al asesinato de las hermanas Mirabal ocurrida en 1960. Patria, Minerva y María Teresa se opusieron a la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo en República Dominicana y de ahí es más el movimiento feminista latinoamericano se organizó para que Naciones Unidas hiciera un llamado a los gobiernos, organizaciones internacionales y no gubernamentales a sensibilizar y generar políticas públicas que se orienten a la defensa y promoción de los derechos humanos de las mujeres.

De acuerdo al registro de la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres durante este a?o se han contabilizan 47 femicidios muchos de los cuales no son consignados por la actual legislación nacional (Ley de Femicidio) sólo considera el asesinato de mujeres cometidos por sus cónyuges o convivientes, dejaron fuera, entre otros, los casos que se dan en las relaciones de pololeo o ex parejas. Es por eso, que desde las organizaciones feministas persiste la demanda por avanzar en una legislación que ponga en el centro la vida de las mujeres. Más aún, cuando observamos que poco avanza el debate del Proyecto de Ley sobre el Derecho de las Mujeres a una vida libre de Violencia que busca mejorar las respuestas institucionales que se ofrecen a las víctimas de violencia intrafamiliar; regular nuevas figuras tendientes a reconocer las distintas formas que adopta la violencia ejercida contra las mujeres y generar un cambio cultural cuyo horizonte es la igualdad entre hombres y mujeres y el fin de las relaciones de subordinación.

Basta revisar que en marzo de este a?o El Comité de las Naciones Unidas para la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés) recomendó al Estado expandir la definición de femicidio para incluir todos los asesinatos motivados por género. El grupo también instó a Chile a tomar medidas efectivas para prevenir, investigar y procesar a los responsables de todos los casos de violencia contra las mujeres y ni?as, incluyendo los casos de violencia contra ni?as en instituciones estatales, contra mujeres indígenas y contra defensoras de derechos humanos.

Fuente:?http://oge.cl/
Seguir leyendo.